August K. Damm Hace más de 140 años,

el joven maestro cervecero
August Kuentzmann Damm
emigró desde Alsacia con su
esposa Melanie huyendo de la guerra
franco-prusiana. El viaje les llevó
hasta la costa mediterránea, donde se
instalaron para cumplir su sueño:

hacer cerveza.

En 1876

abrieron su propia cervecería
y crearon una cerveza adaptada
al clima mediterráneo. Más ligera
que las centroeuropeas, pensadas para
climas más fríos, la conocemos como

cerveza lager mediterránea.
Hasta hoy, Estrella Damm
se elabora utilizando
aquella receta original
de 1876
resultado de la combinación de malta de cebada, arroz, y lúpulo. 100% ingredientes naturales.
La calidad de estos ingredientes
es nuestra prioridad, y por eso
trabajamos directamente con
agricultores locales
mediterráneos.
Una vez seleccionada, la cebada llega a la maltería,
donde primero germina y después se seca y se
tuesta. A diferencia de muchas cerveceras,
nosotros tenemos
maltería propia, lo cual nos permite controlar
de primera mano todo el proceso.
La levadura es otro de los ingredientes que nos
hace únicos, y hace muchas generaciones que
usamos la misma cepa. Si se perdiera o se
dañara, el sabor de Estrella cambiaría,
y es por ese motivo que tenemos
tres reservas
de esta levadura
guardadas bajo la máxima seguridad:
en Barcelona, Valencia y Londres.
Las cosas buenas requieren paciencia,
y la fermentación y maduración de la cerveza
también. Nosotros la tenemos
tres semanas en los tanques de almacenaje y así
garantizamos un resultado perfecto.
Hecho esto, apostamos por la tecnología
más moderna
en el proceso
de envasado,
para combatir los grandes enemigos
del sabor de la cerveza: la oxidación
y la contaminación microbiológica.
Ya tenemos nuestra Estrella en su característica
botella marrón, que la protege de la luz.
Es el momento de disfrutar de

la cerveza
mediterránea.