Una guía para amar y preservar la naturaleza y cultura únicas del Mediterráneo.
flecha 1Created with Sketch.Volver

¿Un problema invisible?

LA POBLA DE FARNALS, VALENCIA


“Más del 90% de los plásticos del Mediterráneo se encuentran en los fondos marinos”

Ricardo Aguilar, Director de investigación de Oceana Europa

Cuando era niño, Ricardo Aguilar visitaba regularmente a su familia en el País Vasco. Su abuelo y su tío abuelo -ambos pescadores- lo llevaron al mar por primera vez con apenas un año de edad. En estas salidas empezó a descubrir rincones secretos llenos de vida, fondos submarinos que sembraron en su interior la semilla del mar azul. Los mismos lugares que, unos años más tarde, le mostraron las consecuencias de la actividad humana: donde antes había navajas, pulpos y corales ahora solo encontraba plásticos, botellas y neumáticos. Un ataque contra el sitio de su recreo que no ha cesado desde entonces, como tampoco lo ha hecho su empeño por salir a defenderlo en los más de 15 años que lleva liderando las expediciones de Oceana en Europa.

vaixell

PROFUNDIDADES FRÁGILES

Fundada en 2001, Oceana es una organización internacional dedicada a la conservación de los mares. Entre sus proyectos destaca el trabajo que están realizando sobre la situación de los fondos marinos en el Mediterráneo, “un océano en miniatura”, en palabras de Ricardo Aguilar, jefe de expediciones en Europa. Y es que con zonas que alcanzan los 5.000 m de profundidad, los fondos mediterráneos esconden ecosistemas de una gran riqueza en cuanto a biodiversidad, pero que también son muy vulnerables. “Muchos de los animales que nos encontramos allí tardan décadas en ser reproductivos y algunos han necesitado milenios para formarse”, advierte Ricardo. 

Robot submarino que permite explorar y muestrear las grandes profundidades.

AMENAZA CONSTANTE

Al ser un mar cerrado, el Mediterráneo cuenta con unos niveles de contaminación en sus fondos muy elevados. “Podemos encontrar desde una botella hasta una nevera o una motocicleta”, afirma Aguilar, sin olvidarse de los omnipresentes plásticos, que tardan milenios en degradarse -si es que lo hacen en algún momento- e impiden la reproducción y alimentación de numerosas especies, como corales, esponjas, pulpos o centollos. “Estos plásticos provocan heridas fatales y acaban ahogando a muchísimas especies”, aseguran distintos miembros de Oceana.

PROBLEMA ESCONDIDO

Proteger y recuperar la biodiversidad característica de los fondos marinos es la misión principal de Oceana en el Mediterráneo. “Queremos sacar a la luz una problemática que, si no se ve, parece que no existe”, afirman desde la dirección sobre el trabajo que realizan las expediciones de la organización contra los plásticos de profundidad. Campañas que cuentan con diferentes especialistas y que tienen como objetivo recopilar datos e imágenes que sirvan para concienciar sobre la situación actual de las profundidades mediterráneas. Lo tiene claro Ricardo Aguilar: “La opinión pública es fundamental para conseguir cambios, pero primero tiene que saber que bajo el agua hay algo que merece la pena ser protegido”. 

MOTIVOS PARA CREER

Ofrecer información útil para mejorar el conocimiento y la gestión de los ecosistemas marinos es la finalidad de las expediciones de Oceana. Poner los datos a disposición de ciudadanos, científicos y políticos para crear redes de áreas marinas protegidas igual que ya han hecho en distintos puntos de Europa, como Malta, España, Dinamarca, Suecia o el Reino Unido. “La evolución de la concienciación en la última década ha sido notable”, destaca Ricardo Aguilar, quien confía en que la tendencia positiva se mantenga: “Para seguir en el buen camino resulta esencial que la legislación contra los plásticos de un solo uso sea ambiciosa y que empresas y ciudadanos acaben con la cultura del usar y tirar".

Descubre el proyecto en primera persona

Puede que también te guste