Una guía para amar y preservar la naturaleza y cultura únicas del Mediterráneo.
flecha 1Created with Sketch.Volver

Efecto Reserva

Sa Dragonera, Mallorca

IMPLICACIÓN CIUDADANA

"Habría sido imposible tener 11 reservas marinas sin el apoyo mayoritario de la población"

Toni Grau, Jefe de Recursos Marinos del GOIB

La sobreexplotación es uno de los principales problemas que sufren las especies de peces comerciales en el Mediterráneo. Crear figuras de protección es fundamental para promover una pesca responsable que favorezca la estabilidad de las poblaciones de peces en nuestro mar. Las Islas Baleares, con 11 reservas más el parque nacional marítimo-terrestre de Cabrera, se han convertido en un referente de la conservación marina, un ejemplo de cómo la gestión gubernamental y la colaboración ciudadana pueden poner en valor una joya como el Mediterráneo.

PESCA SOSTENIBLE

Una reserva marina es un instrumento vital para asegurar una actividad pesquera que permita la recuperación de las poblaciones de peces comerciales más afectadas por la sobreexplotación. Además, la calificación de un área marina como reserva evita que las artes pesqueras más nocivas entren en contacto con los fondos del Mediterráneo, protegiendo así la heterogeneidad que los caracteriza.

RESULTADOS INMEDIATOS

Las poblaciones de peces que viven dentro de una reserva marina responden de manera casi instantánea a la desaparición de la sobrepesca y mejoran tanto en número de ejemplares como en el tamaño de los mismos. En el caso del Freu de Sa Dragonera se ha duplicado la población de peces en solo dos años, y se espera que, en los próximos años, pueda multiplicarse por 7 con respecto a los datos anteriores a ser reserva.

TRABAJO EN EQUIPO

La colaboración ciudadana es imprescindible para que el número de reservas marinas siga creciendo en toda la costa mediterránea. Asociaciones y fundaciones, como Save The Med o Marilles, trabajan de la mano con los distintos gobiernos para determinar nuevas áreas de protección, elaborar informes, analizar resultados y concienciar a la población de la importancia que tiene para nuestro futuro cuidar todo aquello que está bajo el agua.

EJEMPLO A SEGUIR

Tras la aprobación de L’Illa de l’Aire en Menorca, ya son 11 las reservas marinas que hay en las Islas Baleares. Sin duda, un espejo en el que mirarse, que apuesta por cuidar y poner en valor la biodiversidad del Mediterráneo como seña de identidad de un territorio único. Lo sabe bien Toni Grau: “Hace 25 años nadie se podía imaginar que hoy tendríamos 11 reservas marinas, y aquí estamos. Si protegemos el Mediterráneo, ganamos todos”.

Conoce el proyecto en primera persona

Puede que también te guste