Una guía para amar y preservar la naturaleza y cultura únicas del Mediterráneo.
flecha 1Created with Sketch.Volver

Gigantes desconocidos

MALLORCA, ISLAS BALEARES

ESPECIE AMENAZADA

“La desaparición del cachalote mediterráneo puede generar un desequilibrio en el medio marino del que desconocemos su dimensión”

Txema Brotons, Presidente fundador y director científico de la Asociación Tursiops

Fue con quince años cuando Txema Brotons nadó por primera vez junto a un delfín en mar abierto. Sucedió en un pequeño puerto de su Mallorca natal. Aquella experiencia marcó el inicio de un vínculo muy especial entre las dos pasiones de Brotons: el Mediterráneo y los cetáceos. Actualmente lleva más de 20 años trabajando para la protección y conservación de estos animales en general y del cachalote mediterráneo en particular. Un gigante desconocido que habita en las profundidades de nuestro mar y que se encuentra en peligro de extinción, con una población total en el Mediterráneo occidental inferior a los mil ejemplares.

ANIMALES CULTURALES

Los cachalotes se comunican a través de clics o chasquidos que, con un patrón de repetición concreto llamado CODA, conforman un “idioma” distinto para cada población. Por lo tanto, los cachalotes mediterráneos tienen un patrón de comunicación único en el mundo, lo que es sinónimo de un patrimonio cultural propio. “Este lenguaje es de transmisión cultural, por eso decimos que tienen su propia cultura, concretamente una cultura, llamémosla, mediterránea”, reivindica Txema Brotons. La desaparición del cachalote mediterráneo implicaría la pérdida de todo un bagaje cultural y genético propio de nuestro mar.

EN LA OSCURIDAD

El cachalote es el animal con dientes más grande del mundo. Un gigante que pasa la mayor parte de su tiempo en la oscuridad de las grandes profundidades y que se relaciona con el medio a través del sonido. Dos factores que, según Brotons, son fundamentales para entender por qué sabemos tan poco sobre ellos: “El cachalote es un ‘marciano’ para nosotros, porque se trata de un animal acústico y nosotros, como animales visuales, estamos muy limitados para comprenderlo. Además, él se mueve en un medio al que es extraordinariamente difícil llegar”. Aunque ello lleva asociada una gran ventaja: las grandes profundidades en las que vive el cachalote mediterráneo hacen que no se vea afectado por la sobrepesca y encuentre más fácilmente con qué alimentarse.

Asociación Tursiops

CIENCIA Y COLABORACIÓN CIUDADANA

Las redes de deriva, ilegales pero que se siguen empleando en algunos países mediterráneos, así como las colisiones con embarcaciones son los principales motivos de la mortalidad no natural de los cachalotes mediterráneos. Por ello, desde el año 2013, la Asociación Tursiops lidera, junto con la Universidad de St Andrews, un proyecto científico para preservar el cachalote mediterráneo y protegerlo de estos peligros. Se trata de una iniciativa en la que la colaboración ciudadana juega un papel fundamental, ya que son los voluntarios los que financian las campañas de estudio y participan junto con el equipo científico en las tareas de investigación. Una experiencia que permite a cualquier persona navegar y empaparse del azul mediterráneo, pero que, como dice el propio Brotons, nada tiene que ver con el whale watching: “Los voluntarios de Tursiops financian una investigación científica y se incorporan de manera directa a un proyecto con unos objetivos claros y concretos”.

RAZONES PARA CREER

Tursiops es una asociación que, como dice su fundador, “va a pulmón”, aunque también destaca que “cada vez son más las entidades que creen en nosotros, en nuestro trabajo”. El proyecto se sustenta principalmente en el apoyo que dan personas individuales, una muestra clara de la mayor concienciación y sensibilidad que existe en la sociedad actual sobre la importancia de cuidar el ecosistema mediterráneo. Y aunque los procesos de mejora sean lentos, Brotons considera que tenemos motivos para la esperanza: “Hay que ser optimistas, no sirve buscar excusas, hay que emprender el camino para actuar ya. Porque la fuerza del cambio está en uno mismo”.

Embarcación navegando
Descubre el proyecto en primera persona

Puede que también te guste