Descubre el día a día de los que hacen posible #CadaEstrellaQueHacemos

13 de abril

Estudio S. Adduci

La consolidación de un estilo

09.45h — El estudio de S. Adduci es como un museo de etiquetas, packagings y bocetos de todo tipo. No es de extrañar: este italiano afincado en Barcelona lleva toda la vida dedicado a ello. En 2001 afrontó el reto de diseñar la etiqueta de Estrella Damm, y así ha seguido hasta hoy, cuando acabamos de lanzar la última, a la que ha dedicado dos años de trabajo. Pero este no es un diseño más: como él mismo dice, “es un cambio muy valiente”, sobre todo por la nueva tipografía, que “es más mediterránea y huye del estilo gótico anterior, típico alemán”. Aunque también salta a la vista el cambio de tamaño, que representa una vuelta a los orígenes, así como la consolidación de una tendencia que vamos siguiendo en los últimos cambios: darle cada vez más protagonismo al rojo y a la estrella.

“La nueva etiqueta es un cambio muy valiente” 

S. Adduci

Salvatore Portrait
Salvatore proceso
Salvatore Portrait
Salvatore proceso
Bodegón nueva etiqueta

Imprenta Rieusset

Plasmando el nuevo diseño

11.37h — La imprenta Rieusset funciona a toda máquina durante estos días. Es de esperar: la nueva etiqueta de Estrella Damm ya ha sido presentada al gran público y ahora es hora de lucirlas en bares, restaurantes y supermercados. Y claro, ¡no se van a imprimir solas! Esta imprenta, una de las más antiguas de la zona con 125 años de historia, lleva imprimiendo nuestras etiquetas desde los años ochenta del siglo pasado. J. Vidal, su Technical Assistance Manager, conoce muy bien el proceso: “primero imprimir en bobinas, luego cortar en filas (conocidas en el sector como resmas), guillotinar y troquelar, es decir, cortar con la forma de la etiqueta”. El último paso es empaquetar en bloques de 1.250 etiquetas y enviar a la fábrica, donde les espera el proceso de etiquetado.

“El proceso es imprimir, resmar, guillotinar y troquelar" 

J. Vidal

Impresión
Resmado
Impresión
Resmado

Fábrica Damm

Días intensos en la etiquetadora

16.04h — Un cambio de diseño es siempre un momento clave en nuestra fábrica, pero hay un punto donde el peso recae más que en cualquier otro: el etiquetado. “Hay que parar un día entero para ajustar las máquinas y reprogramar toda la fase de inspección”, afirma D. Sancho, jefe de toda la sección de envasado. Los días previos y posteriores al cambio hay mucha más gente alrededor; toda atención es poca en un momento como este, pues las máquinas etiquetadoras van muy deprisa y cualquier fallo resultaría costoso. Además, al tratarse de un cambio significativo en cuanto a tamaño, el proceso se complica todavía más. Por suerte, el personal de la fábrica está más que preparado para afrontar el reto.

“Hay que parar un día entero para ajustar las máquinas"

D. Sancho

Fàbrica
Diseño Chapa
Fábrica
Diseño chapa
Descubre más sobre #CadaEstrellaQueHacemos en las otras ediciones de "El día a día"