Descubre el día a día de los que hacen posible #CadaEstrellaQueHacemos

26 de diciembre

Un año haciendo cerveza

19.43 — En la fábrica ya se ven las últimas cervezas de este año, las primeras que se beberán el que viene. Y, llegados a este punto… toca hacer balance. Porque, aunque llevemos casi siglo y medio en esto, hacer cerveza siempre es complicado. Y un año da para mucho.

Campos de cebada

El año comenzó con algunas dudas en los campos donde crece la cebada de nuestra Estrella Damm. Allí, los hermanos Seuma vieron cómo un invierno frío y seco retrasó el crecimiento de los primeros brotes. Por suerte, a partir de febrero llegaron las lluvias y aceleraron el proceso, así que la cosecha finalmente llegó a tiempo a los almacenes de R. Camarasa. Allí se analizó y preparó la cebada para transportar a nuestra maltería.

Ordi
Ordi

Maltería La Moravia

La Moravia es uno de nuestros enclaves más importantes: allí es donde malteamos la cebada, proceso en el que se juega en gran parte el sabor y la personalidad de la cerveza. Por eso desde hace décadas la maltería es propiedad de Damm, para no perdernos ni un solo detalle. Este año, como todos, la actividad no ha parado: lo hemos comprobado junto a T. Ramo, director de la maltería. Germinación, secado y tostado de la cebada, pero también control de calidad, transporte... ¡aquí siempre hay algo por hacer!

Campos de arroz

El ciclo del arroz, uno de los ingredientes que nos hacen más especiales, empezó a finales de abril al inundar los campos, y en mayo llegó el momento de sembrar con esos inconfundibles tractores de ruedas dentadas. El proceso, con tanto calor y humedad, fue rápido: en 20 días ya emergían los primeros brotes y en agosto florecían. No tardó en llegar la siega, que se saldó con una cosecha aún más generosa que la del año anterior. J. Casanova, ingeniero agrónomo del Delta, acabó satisfecho con el resultado de esta temporada... y ya piensa en la que viene.

malteria
malteria

Plantación de lúpulo

Este 2018 ha sido intenso en la plantación de lúpulo. La mayoría de plantas eran de segundo año, lo que implica una cosecha mucho mayor. Hemos acompañado en su día a día a C. Abella: desde los preparativos de invierno hasta el seguimiento de su crecida, tan y tan rápida que incluso se podía apreciar a simple vista. Apenas en mes y medio, algunas plantas superaban ya los seis metros. En verano asomaron los primeros cogollos y en septiembre todo el pueblo se puso manos a la obra con la cosecha. ¿El resultado? Unos 700 kilos de flor seca, lista para dar amargor a nuestra cerveza.

Fábrica Damm

Este año, claro, hemos tenido los procesos de siempre en nuestra fábrica, los del día a día: cocción, llenado, taponado… pero también ha habido algunas novedades. En abril estrenamos nueva imagen, diseño de S. Adduci, que apostó por una etiqueta de estilo más mediterráneo y algo retro, con más protagonismo en el rojo y en la estrella. También estrenamos, hace apenas un mes, varios tanques de fermentación y guarda, para aumentar nuestra capacidad de producción y que nunca falte Estrella Damm.

Desde luego, echando la vista atrás, ha sido un año intenso. Y nos atreveríamos a decir que el que viene lo será aún más. Aunque, cuando te dedicas a hacer cerveza… ¿qué año no lo es?

prat
Descubre más sobre #CadaEstrellaQueHacemos en las otras ediciones de "El día a día"