Una guía para amar y preservar la naturaleza y cultura únicas del Mediterráneo.
flecha 1Created with Sketch.Volver

¿Explorar o invadir?

ISLAS MEDAS, COSTA BRAVA

RESPONSABILIDAD COMÚN

"Debemos tomar conciencia de la fragilidad del medio marino para movernos bajo el agua dejando solo burbujas"

Manel Gazo, cofundador y director de SUBMON

La Reserva Marina de las Islas Medas es uno de los puntos de buceo más importantes del Mediterráneo occidental. Una actividad que, si no se realiza de forma controlada, puede provocar efectos negativos en los hábitats que albergan a una gran cantidad de especies. El proyecto Wildsea Divers, liderado por la asociación SUBMON desde el año 2015, promueve el buceo responsable en distintas áreas marinas protegidas. Esta iniciativa evalúa, ofrece formación y entrega un distintivo de calidad ambiental a los centros de inmersión que fomentan el buceo recreativo sostenible. Un tipo de inmersión diferente, que protege y conserva el patrimonio natural sumergido de nuestro mar. 

ACTIVIDAD EN AUGE

Con más de setenta mil inmersiones al año, las islas Medas son uno de los puntos calientes del Mediterráneo gracias a la calidad de sus aguas, la diversidad de sus hábitats y la gran cantidad de especies que los habitan. “El crecimiento del buceo en los últimos años es bueno para que cada vez más gente conozca el medio marino y empatice con él”, señala Manel Gazo, cofundador y director de la asociación SUBMON, que también advierte sobre la importancia de no interactuar con el entorno: “Nosotros somos unos visitantes allí abajo: tenemos que entrar, mirar, pasear y salir sin provocar ningún tipo de cambio”.

EN UN MEDIO FRÁGIL

Según un estudio realizado por SUBMON, la media de contactos que tiene un submarinista con el substrato es de siete veces cada 10 minutos. Muchos de esos contactos se producen de forma involuntaria e inconsciente, pero pueden provocar daños importantes en el ecosistema marino. “Un simple aleteo no intencionado puede acabar con 10, 20 o 30 años de crecimiento de gorgonias, coral rojo y briozoos”, alerta Manel antes de apelar a la responsabilidad de cada buceador a la hora de sumergirse: “Bajo el agua no hay nadie que nos vigile, depende de nosotros, por lo que tenemos que ser conscientes de cómo debemos comportarnos para que en la próxima inmersión todo siga igual”.

FORMACIÓN VS. PROHIBICIÓN

Wildsea Divers es un proyecto que busca cambiar la manera de relacionarnos con el mar, no solo durante la inmersión, sino en todo lo que se genera a su alrededor: tipo de embarcación, navegación hasta el punto de buceo, tipo de fondeo, explicaciones de seguridad y buenas prácticas en relación con la flora y la fauna del lugar. Una iniciativa que, tal y como explica el propio Manel Gazo, está inspirada en la educación y no en la restricción: “No se trata de prohibir porque sí, sino de entender por qué nuestra actividad afecta al medio, para crear así una comunidad de gente que entienda la inmersión de una manera distinta”.

MOTIVOS PARA CREER

Uno de los pilares fundamentales de Wildsea Divers son los centros de buceo, que ejercen como altavoz del proyecto y son los encargados de poner en práctica un tipo de inmersión diferente. Es el caso del Rei del Mar, en las islas Medas, un centro de buceo que tiene como bandera las palabras que decía el biólogo marino Álex Lorente, “conservar es dar vida”, y desde donde reivindican la importancia de la colaboración ciudadana para proteger la biodiversidad del Mediterráneo. 

Conoce el proyecto en primera persona
Illes Medes

MÁS PROYECTOS DEL MEDITERRÁNEO

Descubre otros proyectos de nuestra guía, como la creación de un chiringuito sostenible en Ibiza, la instalación de una papelera flotante en Mallorca o la limpieza del fondo marino en la playa de Tamariu.

Puede que también te guste